Capítulo 4 (fragmento)

...Lewin se mantuvo en silencio unos segundos, como quién no desea dar flancos débiles por pura precipitación. Parecía estar meditando cada palabra que lanzaría de un momento a otro, hasta que consideró su respuesta satisfactoria— ¡usted está hablando del “gran nombre”! —exclamó Lewin.
—Pues “Yo soy el que soy” no me parece que sea algún nombre en especial, me parece más una explicación de quién es él y no un nombre —insistió el inspector.
—En realidad usted se está refiriendo quizás a uno de los puntos más importantes que tiene la Biblia —le dijo Mordejai—, esa es la primera y única vez que en la Biblia aparece esa definición o presentación de Dios, es allí en ese tercer capítulo del libro Éxodo o Shmot versículo catorce.
—¡Qué coincidencia! —dijo el inspector— tres y catorce, el número Pi.
—Aquí no hay coincidencias inspector —le reprochó Lewi —, muchos de los nombres que denominan a Dios en hebreo son tres catorce y no es casualidad señor inspector que la presentación de Dios haya sido en ese único lugar.

El inspector lo miró desconfiado y Lewin lo percibió. Tomó una hoja, una lapicera y escribió “Todopoderoso” en hebreo.
—Saque su hoja donde tiene las letras y los valores numéricos de cada una de ellas —le pidió Lewin al inspector.


(Aqui esta cambiado el formato del libro)


20 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1
Kכ I/Yי Tט Jח Zז Vו Hה Dד Gג Bב Aא



30 40 50 60 70 80 90 100 200 300 400


Lל Mמ Nנ Sס Oע Pפ Tzצ Qק Rר Shש Thת




—Ahora bien, la palabra “Dios Todopoderoso” en hebreo es Shadai y se escribe ShDI, שדי ahora sume las letras.
Cuando el inspector terminó la pequeña cuenta de tres números sintió que la garganta se le secaba precipitadamente y que no conseguía tragar el temblor que se le había acumulado.
—Este fue un pequeño ejemplo de cómo los judíos conocían el tres catorce antes que los griegos y que erróneamente se les adjudicó con la letra Pi —le dijo Lewin....

 

 

 

La conjura de Moisés